IDEAS

Argentina: Cambios en el Ministerio de Economía

Durante la tarde del sábado 2 de julio, Martín Guzmán presentó sorpresivamente su renuncia como Ministro de Economía mediante un comunicado de siete carillas que le envió al presidente Alberto Fernández y que luego compartió en sus redes sociales. Un día después el presidente designó a Silvina Batakis  al frente del Ministerio de Economía.

¿QUIÉN ES SILVINA BATAKIS?

Nació en la Provincia de Tierra del Fuego en la Ciudad de Río Grande y es licenciada en economía por la Universidad Nacional de La Plata. Cuenta con un máster en Finanzas Públicas Provinciales de la misma institución y en Economía por la Universidad de York (Inglaterra).

Además, fue investigadora y docente en el Instituto del Conurbano en la Universidad Nacional General Sarmiento.

En cuanto a su desarrollo profesional, Batakis cuenta con una larga trayectoria en el sector público. Comenzó su carrera como asistente técnico en el Ministerio de Planificación y Obras Públicas de la provincia de Buenos Aires y en el Plan Agua Potable y Saneamiento para el Conurbano Bonaerense de la Fundación Facultad de Ingeniera de la Universidad de La Plata.

Asimismo, permaneció un breve período en la Secretaría de Minería e Industria del Ministerio de Economía de la Nación.

Construyó su carrera política en la Provincia de Buenos Aires como Coordinadora Provincial de Estudios Económicos en el Ministerio de Economía, donde llegó a ocupar el cargo de Directora Provincial.

Luego de desempeñarse como asesora en la Subsecretaría de Relaciones con las Provincias del Ministerio de Economía de la Nación, en 2003 fundó y presidió el Centro de Estudios Federales (CEFED), brindando asistencia a gobiernos provinciales y municipales en cuestiones de administración tributaria, desarrollo productivo y gestión ambiental

En 2008, asumió como directora provincial de Economía Ambiental y Energías Alternativas del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) de la provincia de Buenos Aires.

Posteriormente, luego de un breve período como directora provincial de zonas francas, asumió como jefa de Gabinete de asesores en el Ministerio de Producción de la provincia de Buenos Aires.

Entre el 2009 y 2011 se desempeñó como Subsecretaria de Hacienda del Ministerio de Economía de la provincia de Buenos Aires. En paralelo a aquellos años, ejerció como representante ante el Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal. Finalmente, en 2011 asumió como Ministra de Economía de la provincia de Buenos Aires, puesto que mantuvo hasta el 2015 con la llegada de María Eugenia Vidal a la gobernación.

Entre el 2016 y el 2019, se desempeñó como asesora en la unidad de la intendencia de Florencio Varela.

Tras asumir Alberto Fernández, Batakis ingresó al Ministerio del Interior como secretaria de Provincias, una cartera liderada por Eduardo “Wado” de Pedro.

SU ARTICULACIÓN COMO FIGURA POLÍTICA

Silvina Batakis es afín al Ministro de Desarrollo Productivo, Daniel Scioli, con quien mantiene una estrecha relación ya que lo acompañó durante su gestión en la provincia de Buenos Aires como Ministra de Economía, transformándose en una férrea defensora de su gestión.

La nueva ministra también sostiene una buena relación con “Wado” De Pedro, quien la incorporó en su equipo de gestión al inicio del gobierno de Alberto. De Pedro es uno de los principales referentes de La Cámpora que goza de la extrema confianza de la vicepresidenta de la nación, Cristina Fernández de Kirchner.

Por esta razón, en medio de uno de los mayores momentos de conflictividad política que atravesó la gestión de Alberto Fernández, Batakis fue elegida para suceder a Martín Guzmán con el visto bueno del Presidente y la Vicepresidenta.

CONCLUSIONES

La salida del ministro, Martín Guzmán, reafirma la debilidad de Alberto Fernández quien había enfocado en el buen desempeño de la economía el poco margen político que le quedaba al gobierno en términos de confianza.

Durante la jornada del día de ayer, circularon rumores entre fuentes cercanas a la presidencia acerca de los posibles sucesores de Guzmán. Se dieron a conocer nombres de perfiles técnicos tales como Cecilia Todesca y Martín Redrado, o funcionarios de alto perfil político como Sergio Massa, entre otros. Este escenario fue otra clara manifestación de la desconfianza hacia al gobierno, en tanto ninguno de estos actores con expertise en la gestión económica aceptaron dicho ofrecimiento.

En su lugar el presidente designó Silvina Batakis, una funcionaria de bajo perfil político, pero con una extensa carrera en la función pública y altas capacidades técnicas. A pesar de haber aprobado su nombramiento, el presidente Alberto Fernández perdió el “control” de todas las carteras de mayor peso político, quedándose con sólo 4 ministros aliados: Carla Vizzotti (Salud), Claudio Moroni (Trabajo), Elizabeth Gómez Alcorta (Mujeres) y Santiago Cafiero (Exteriores).

Además, el gobierno ha desperdiciado otra oportunidad de generar acuerdos mínimos dentro de la coalición gobernante, acotando los espacios de diálogo entre las distintas fuerzas políticas que integran el Frente de Todos.

Resulta evidente que la crisis en la que se sumergió el gobierno es de carácter político y no económico, de manera que cualquier cambio en materia de funcionarios resultará insuficiente. Sin acuerdos políticos mínimos, ni cambios estructurales en la conformación del gobierno, el reemplazo de Guzmán es solo un paso más en la “política del vamos viendo”.

El último fin de semana quedaron expuestas dos grandes posiciones dentro del Frente de Todos. Por un lado, la de Cristina Fernández de Kirchner y Sergio Massa que exigían un cambio general del gabinete, interpretados por Alberto Fernández como una intervención a su gestión, mientras que, la posición del presidente -quien solo quería reemplazar a Guzmán- no más que un cambio de funcionario.

Como corolario, el kirchnerismo se empodera ocupando espacios en el gabinete, forzando la salida de aquellos ministros que, como advirtió la vicepresidenta, “no funcionan”. En este sentido, podrían ocurrir nuevas modificaciones impulsadas por el ala kirchnerista: el corrimiento de Miguel Pesce, titular del Banco Central, y Mercedes Marcó del Pont, titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

De cara a los próximos meses, la flamante funcionaria, Silvina Batakis, deberá enfrentar graves problemas para los que, hasta ahora, no se han alcanzado soluciones: El cepo importador y su impacto en el aparato productivo; la escalada inflacionaria; la crisis del gasoil y el paro del campo; y el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El informe completo aquí.